La Primera Piel

Al nacer los bebés están cubiertos por una capa de grasa que se llama vermix caseoso o unto sebáceo, útil para la protección contra infecciones cutáneas y como nutriente de la piel. Evita la descamación precoz dentro del vientre materno.

Esta primera piel está cubierta de un vello muy fino (lanugo), sobre todo a nivel de hombros y dorso. En los niños a término es escaso y desaparece a partir de la segunda semana de vida.

En los primeros minutos de vida, la piel del recién nacido es de un tono discretamente violáceo, mientras se completa el proceso de adaptación pulmonar y se alcanza regulación adecuada de la temperatura.

Posteriormente la piel cambia hacia un tono más enrojecido (eritema fisiológico), en forma frecuente durante el sueño. Después de 24 horas, disminuye el enrojecimiento y aparece en muchos casos una coloración amarillenta (ictericia fisiológica), más manifiesta en el tercer o cuarto día de vida, y que ya no es perceptible al duodécimo día.

En los casos en que el tinte amarillo de la piel (ictericia fisiológica), se incremente en vez de disminuir deberá ser evaluado prontamente por el pediatra.

Fuente:
http://bepantolbaby.com.br
Revisado: 01/3/2016

Escamas, manchas, granitos

Descamación: Los bebés normalmente presentan descamación de la piel alrededor del segundo día de vida. Es más importante en los bebés más maduros y más leve y tardía en los prematuros. Se completa alrededor de la primera a segunda semana de vida.

Manchas: En la cara (raíz de la nariz, párpados y frente), y en ocasiones en la nuca, se aprecian manchas rojas que se hacen más evidentes con el llanto y el calor y palidecen con el frío. Son 'lunares' formados por vasos sanguíneos que se llaman hemangiomas capilares y que desaparecen al finalizar el primer año de vida (los de la nuca pueden no desaparecer nunca).

Quistes sebáceos: En la cara del bebé pueden aparecer granitos de color amarillento sobre las alas de la nariz y se denominan millium facial o quistes sebáceos. Desaparecen espontáneamente al segundo o tercer mes.

Acné: Pueden observarse también lesiones mayores en mejillas y dorso de la nariz, que se denomina acné neonatal, relacionado con el paso de hormonas de la madre al bebé. Desaparecen también sin dejar cicatriz.

Granitos: En más del 50 por ciento de los recién nacidos aparecen en el cuerpo del bebé manchas rojas bien limitadas, con 'granitos' rojos o blancos en su interior. Se denomina eritema tóxico neonatal y aparece con mayor frecuencia en el segundo día de vida, pero puede presentarse durante las primeras dos semanas. Persiste días o semanas y desaparecen por sí solos, sin dejar cicatriz.