Cuidados

Es normal que mientras el niño se alimenta con leche materna, presente varias veces al día orina y deposiciones, incluso a veces semilíquidas. La deposición va cambiando de color, desde un verde petróleo hasta un amarillo oro y varían cuando comienza a recibir alimentos sólidos.

El bebé pasa la mayor parte del día y la noche envuelto en pañales, en contacto regular con orina y deposición, lo que propicia un ambiente caliente y húmedo, favorable a la acción de agentes nocivos, irritantes o infecciosos.

La piel del bebé requiere higiene y protección diaria, especialmente las nalgas y pliegues en la zona del pañal, para mantenerla limpia, suave, sana y lubricada.

Las coceduras (irritación que es científicamente una "dermatitis del pañal") es un riesgo de todos los bebés debido a la delgadez de su piel, el nivel superior de acidez (pH), la fricción del pañal y la exposición a la orina y las heces.

Fuente:
http://bepantolbaby.com.br
Revisado: 01/3/2016

(Ver Todo Sobre Coceduras)

Para Prevenir las Coceduras

  • Dejar el potito del bebé unos minutos al aire libre después de limpiarlo y secarlo con una tela suave.
  • Es de gran ayuda quitar el pañal y dejar la zona expuesta al aire durante el mayor tiempo posible.

Cuidados del ombligo

A pesar de los pocos días que tarda en caerse, los cuidados del cordón umbilical son una de las primeras preocupaciones de la mamá porque puede ser un punto de entrada de infecciones.

Aseo umbilical No hay que evitar el baño del bebé hasta que se le caiga el cordón umbilical, porque así aumenta el riesgo de infección.

Agua y jabón Es necesario mantener una buena higiene de la zona para evitar la infección en el cordón, llamada onfalitis. Es suficiente lavar el cordón con agua y jabón suave.

Secar Dejar secar la zona una vez al día, cubriendo luego el cordón umbilical con una gasa seca o bien dejándolo al aire.

5 a 7 días Una vez cortado, el muñón que queda del cordón umbilical va secándose y se momifica hasta caerse, algo que ocurrirá entre los cinco y siete primeros días de vida.

Acudir al pediatra

  • Si hay enrojecimiento en la zona circundante del ombligo
  • Si desprende mal olor.
  • Si supura o hay hemorragias intermitentes en la zona del cordón.
  • Si el bebé rechaza el alimento, no quiere comer, tiene mal color, vomita o no regula correctamente su temperatura corporal.

En general, el recién nacido está muy controlado, cuyas visitas al médico están programadas, por lo que el pediatra te avisará si algo no va bien.