Celos por el recién llegado

Llega un nuevo bebé a la familia. El hijo mayor tiene celos de su hermano. ¿Qué hacer?.

Bebé y su hermano mayor

Toda la familia debe darle muestras abundantes de cariño, tanto de palabra como dedicándole algunos ratos y actividades en exclusiva a él. No se trata de que se sienta privilegiado respecto a su hermano pequeño, pero sí que es tan importante y especial como él en el cariño de la familia.

Algo que puede funcionar muy bien es que papá y/o mamá, los abuelos o alguna persona cercana los acompañe en su habitación antes de que se ponga a dormir. Ese momento es muy especial y contribuye mucho a hacer sentir el cariño y a fortalecer el apego.

En todo caso, como ocurre en el mundo adulto, una cierta dosis de celos entra dentro de lo normal.

Estrategias previas

¿Cuándo y cómo decírselo para que lo entienda y no se sienta destronado? ¿Qué hacer para que no tenga celos del bebé? Hay que desarrollar una estrategia para dar la noticia de la llegada de un hermano a un niño de dos a tres años.

No es adecuado contárselo muy pronto porque es muy pequeño para entender algo que no sea tangible. Tampoco esperar hasta el último momento, porque al ver los cambios imaginará todo tipo de ideas. Lo mejor es contárselo entre el cuarto y quinto mes de embarazo.

A partir de ese momento se sucederán una serie de porqués para satisfacer su curiosidad. Los especialistas aconsejan dar respuestas claras, sencillas y reales, olvidarse de la cigüeña y analogías del estilo.

Pedirle que ayude a buscar un nombre para el bebé, aunque sean los padres los que decidan.

Visitar amigos o familiares que acaban de tener un hijo para explicarle que ese es el aspecto que tendrá su hermano al nacer.

Llevarlo al control de la mamá con el médico si coincide con una ecografía. El niño puede estar presente y oirá los latidos del corazón de su nuevo hermano

Los celos son normales

Aunque el niño oiga que nada va a cambiar con la llegada del hermanito y que papá y mamá le van a seguir queriendo igual, su miedo a lo desconocido, a esa reorganización total de la familia provoca celos. Es una reacción natural ante una situación de pérdida de poder, de atención y de amor …o por lo menos así lo cree él.

No hay que preocuparse en exceso: en la mayoría de los casos, los celos no son ni tan graves ni tan duraderos como la familia piensa. Es la forma que tiene el pequeño de expresar sus sentimientos por los cambios, y lo habitual es que desaparezcan cuando se acostumbre a ellos. Al comienzo, piensa que el bebé es un intruso que ha llegado para sustituirle. Este sentimiento es normal y necesario: si un niño que no expresa ningún tipo de celo, por pequeño que sea, puede que esté conteniendo su emoción.

 

Revisión:
Lucía Vásquez N., Piscóloga Educacional, Psicopedagoga, Licenciada en Desarrollo Cognitivo. Arca Comunicaciones.

Si usted tiene una inquietud médico- científica sobre un producto de Bayer, por favor diríjase a: informacionmedicachile@bayer.com o ingrese aquí. Si desea informar una reacción adversa relacionada a un producto de Bayer, puede reportarla a: farmacovigilanciachile@bayer.com. Información mínima a notificar: Nombre del médico reportante y contacto (Email, fono), paciente identificable (iniciales, sexo, edad), medicamento de Bayer (fecha de inicio y término), descripción del evento (lo más detallado posible).