Crear lazos con tu hijo

Manos de madre

Voy a ser valiente y decir: No me vinculé inmediatamente con mí bebé. Estaba curiosa de saber más acerca de ella. Quise inspeccionar desde un principio, sus uñas transparentes y definidas, su cabeza entera de pelo sedoso, y como exactamente ella hizo esos sonidos de leves ronquidos. Pero, ¿estaba yo sobrepasada de este amor tan efusivo? No. Me sentí maravillada, sorprendida, aliviada y agotada. Y aún, traté de la forma más fuerte de parecer que estaba “vinculada” con ella, porque sentí una presión “invisible” gigantesca de ser una buena mamá.

El vínculo es una experiencia multi-sensorial que nos permite desarrollar un estado de conciencia más elevado acerca de la vulnerabilidad de nuestros niños. La liberación de oxitocina – La hormona que entre otras cosas nos hace buscar ese mayor apego – dentro de tu torrente sanguíneo durante el trabajo y el mismo parto ayuda a esto. Esto nos motiva a un nivel primordial de asegurar que demos calidez, comida y todo el cuidado de sus necesidades a nuestros niños. Sin embargo, hay continuamente gran expectación acerca del vínculo, como si sólo ocurriera de una sola forma preconcebida. No es extraño que nuevas madres se puedan sentir confundidas y presionadas.

El vínculo puedes sentirlo fantástico como se sintió que tu guatita creciera, viste los scanners de tu bebé y te enamoraste con su crecimiento. Aun así, la idea de que alguien y su experiencia puede ser diferente y chocante. Una vez que tu bebé nace, el vínculo toma una figura más física porque tienes funciones muy de base como es alimentar, bañar y hacer que tu bebé se duerma. Esto puede hacerte pensar si lograste el “mágico y maternal vínculo” que habías leído por ahí. Todas estas interacciones son precisamente las que te ayudarán a lograr el vínculo.

Como cualquier relación, el vínculo con tu bebé puede que no se dé fácilmente. No como esas planillas pre definidas de lo que llaman vínculo, con tu bebé el elemento de retribución se pierde por meses. Ellos no pueden interactuar y las señales verbales y no verbales que nos predisponemos a obtener, de nuestro entorno más cercano y de nuestros bebés puede parecer que esto sea agotador.

Una forma de vínculo con tu bebé, como en toda relación saludable, es la de desarrollar rituales –algo que pertenece sólo a ustedes dos. Esto podría ser el ritual del bañarlo y acostarlo en su cuna o tu caminar, o cuando lo acurrucas y le sonríes. Aprenderás qué es lo que se ajusta de mejor forma para ustedes dos.

A veces los sentimientos asociados no se descubren por mucho tiempo, se ha reportado que este es el caso de 1 de cada 5 madres. Si tú te sientes constantemente insensible o indiferente, es importante que se lo comuniques a tu matrona así ella te pueda dar soporte de cómo te sientes. Lo más importante de todo es que tú permanezcas siempre sana y segura. La maternidad es un viaje emocional y psicológico complejo y es particular de cada madre.

El vínculo que puedas tener con tu bebé es un trabajo de vida. Para algunas será algo con lo que tendrán que lidiar como es la lectura o los deportes. Recuérdate a ti misma que esto es un proceso en vez de un momento único y especifico.

 

Fuente: http://www.10thmonth.co.uk/ Bepanthen web site

Si usted tiene una inquietud médico- científica sobre un producto de Bayer, por favor diríjase a: informacionmedicachile@bayer.com o ingrese aquí. Si desea informar una reacción adversa relacionada a un producto de Bayer, puede reportarla a: farmacovigilanciachile@bayer.com. Información mínima a notificar: Nombre del médico reportante y contacto (Email, fono), paciente identificable (iniciales, sexo, edad), medicamento de Bayer (fecha de inicio y término), descripción del evento (lo más detallado posible).