La piel de tu bebé

¿Cómo es? | Cuidados | La Primera Piel

¿Cómo es?

La delicada piel de un bebé

La piel del bebé es mucho más delicada y sensible que la piel de un adulto porque aún no se han desarrollado  adecuadamente funciones importantes de protección de la epidermis. Es extremadamente fina y contiene muy poca grasa protectora. Como promedio, es 40 a 60 por ciento más delgada que la del adulto.

En esta etapa de la vida la piel es químicamente menos ácida, debido al ácido láctico y bajo contenido en ácidos grasos. El desarrollo del sistema inmune (de defensa) es aún inmaduro.

Como la relación de la superficie corporal con respecto al peso del bebé es cinco veces mayor, hay más permeabilidad a muchas sustancias a través de la piel. Es, por tanto, más frágil ante factores irritantes –como calor y humedad- y a la acción de agentes infecciosos como bacterias y otros patógenos.

Diversos factores, como el lavado frecuente, la humedad, frío o viento, dañan su función natural como barrera protectora contra gérmenes e infecciones.

Tiene un delicado equilibrio de humedad y es muy absorbente, que la hacen tersa y suave. En los primeros 12 meses es naturalmente más hidratada, pero también pierde agua más rápidamente, en comparación a la piel adulta. Una pérdida de hidratación facilita la acción de sustancias nocivas, irritantes o alergenos.

Fuente:
http://bepantolbaby.com.br
Revisado: 01/03/2016


Cuidados

Cuidando la piel de tu bebé

Es normal que mientras el niño se alimenta con leche materna, presente varias veces al día orina y deposiciones, incluso a veces semilíquidas. La deposición va cambiando de color, desde un verde petróleo hasta un amarillo oro y varían cuando comienza a recibir alimentos sólidos.

El bebé pasa la mayor parte del día y la noche envuelto en pañales, en contacto regular con orina y deposición, lo que propicia un ambiente caliente y húmedo, favorable a la acción de agentes nocivos, irritantes o infecciosos.

La piel del bebé requiere higiene y protección diaria, especialmente las nalgas y pliegues en la zona del pañal, para mantenerla limpia, suave, sana y lubricada.

Las coceduras (irritación que es científicamente una "dermatitis del pañal") es un riesgo de todos los bebés debido a la delgadez de su piel, el nivel superior de acidez (pH), la fricción del pañal y la exposición a la orina y las heces.

Fuente:
http://bepantolbaby.com.br
Revisado: 01/3/2016

(Ver Todo Sobre Coceduras)

Para Prevenir las Coceduras

Dejar el potito del bebé unos minutos al aire libre después de limpiarlo y secarlo con una tela suave.

Es de gran ayuda quitar el pañal y dejar la zona expuesta al aire durante el mayor tiempo posible.

Cuidados del Ombligo

A pesar de los pocos días que tarda en caerse, los cuidados del cordón umbilical son una de las primeras preocupaciones de la mamá porque puede ser un punto de entrada de infecciones.

Aseo umbilical: no hay que evitar el baño del bebé hasta que se le caiga el cordón umbilical, porque así aumenta el riesgo de infección.

Agua y jabón: es necesario mantener una buena higiene de la zona para evitar la infección en el cordón, llamada onfalitis. Es suficiente lavar el cordón con agua y jabón suave.

Secar: dejar secar la zona una vez al día, cubriendo luego el cordón umbilical con una gasa seca o bien dejándolo al aire.

5 a 7 días una vez cortado, el muñón que queda del cordón umbilical va secándose y se momifica hasta caerse, algo que ocurrirá entre los cinco y siete primeros días de vida.

Acudir al pediatra:

  • Si hay enrojecimiento en la zona circundante del ombligo
  • Si desprende mal olor.
  • Si supura o hay hemorragias intermitentes en la zona del cordón.
  • Si el bebé rechaza el alimento, no quiere comer, tiene mal color, vomita o no regula correctamente su temperatura corporal.
  • En general, el recién nacido está muy controlado, cuyas visitas al médico están programadas, por lo que el pediatra te avisará si algo no va bien.

La Primera Piel

La primera piel del bebé

Al nacer los bebés están cubiertos por una capa de grasa que se llama vermix caseoso o unto sebáceo, útil para la protección contra infecciones cutáneas y como nutriente de la piel. Evita la descamación precoz dentro del vientre materno.

Esta primera piel está cubierta de un vello muy fino (lanugo), sobre todo a nivel de hombros y dorso. En los niños a término es escaso y desaparece a partir de la segunda semana de vida.

En los primeros minutos de vida, la piel del recién nacido es de un tono discretamente violáceo, mientras se completa el proceso de adaptación pulmonar y se alcanza regulación adecuada de la temperatura.

Posteriormente la piel cambia hacia un tono más enrojecido (eritema fisiológico), en forma frecuente durante el sueño. Después de 24 horas, disminuye el enrojecimiento y aparece en muchos casos una coloración amarillenta (ictericia fisiológica), más manifiesta en el tercer o cuarto día de vida, y que ya no es perceptible al duodécimo día.

En los casos en que el tinte amarillo de la piel (ictericia fisiológica), se incremente en vez de disminuir deberá ser evaluado prontamente por el pediatra.

Fuente:
http://bepantolbaby.com.br
Revisado: 01/3/2016

Escamas, manchas, granitos

Descamación: Los bebés normalmente presentan descamación de la piel alrededor del segundo día de vida. Es más importante en los bebés más maduros y más leve y tardía en los prematuros. Se completa alrededor de la primera a segunda semana de vida.

Manchas: En la cara (raíz de la nariz, párpados y frente), y en ocasiones en la nuca, se aprecian manchas rojas que se hacen más evidentes con el llanto y el calor y palidecen con el frío. Son 'lunares' formados por vasos sanguíneos que se llaman hemangiomas capilares y que desaparecen al finalizar el primer año de vida (los de la nuca pueden no desaparecer nunca).

Quistes sebáceos: En la cara del bebé pueden aparecer granitos de color amarillento sobre las alas de la nariz y se denominan millium facial o quistes sebáceos. Desaparecen espontáneamente al segundo o tercer mes.

Acné: Pueden observarse también lesiones mayores en mejillas y dorso de la nariz, que se denomina acné neonatal, relacionado con el paso de hormonas de la madre al bebé. Desaparecen también sin dejar cicatriz.

Granitos: En más del 50 por ciento de los recién nacidos aparecen en el cuerpo del bebé manchas rojas bien limitadas, con 'granitos' rojos o blancos en su interior. Se denomina eritema tóxico neonatal y aparece con mayor frecuencia en el segundo día de vida, pero puede presentarse durante las primeras dos semanas. Persiste días o semanas y desaparecen por sí solos, sin dejar cicatriz.

Si usted tiene una inquietud médico- científica sobre un producto de Bayer, por favor diríjase a: informacionmedicachile@bayer.com o ingrese aquí. Si desea informar una reacción adversa relacionada a un producto de Bayer, puede reportarla a: farmacovigilanciachile@bayer.com. Información mínima a notificar: Nombre del médico reportante y contacto (Email, fono), paciente identificable (iniciales, sexo, edad), medicamento de Bayer (fecha de inicio y término), descripción del evento (lo más detallado posible).