La importancia del agua para el bebé

Es muy importante que los pequeños beban suficiente agua, especialmente en ambientes calurosos. El calor hace que aumente la temperatura corporal, la cual se regula mediante el sudor. Cuando los niños –como los adultos- sudan, eliminan agua por los poros y, por tanto, es necesario reponer esa pérdida para evitar la deshidratación.

Los bebés y los niños pequeños son más propensos a sufrir de deshidratación, por calor o por problemas digestivos con diarrea. El porcentaje de agua de su cuerpo es mayor que el de un adulto y su equilibrio es más débil. Aún están en maduración los centros reguladores de la sed, y tienen una mayor dificultad para afrontar la necesidad de agua.

Necesidad de agua

Por tanto, es fundamental mantenerlos constantemente hidratados, incluso antes de que tengan sed, pues sentir sed es una señal de que la concentración de los líquidos corporales ya es anormal. Entre un uno y un 2% del agua corporal ya se ha perdido cuando sentimos la necesidad de beber agua.

El agua interviene en los procesos fisiológicos de la digestión, facilitándola, por eso es tan importante para evitar el estreñimiento, una afección bastante habitual entre los más pequeños.

Además, el agua en la sangre ayuda a transportar nutrientes y energía a nuestro cuerpo. El agua también es la encargada de filtrar productos de desecho de las células, los cuales luego son eliminados a través de la orina.

Al beber agua, la concentración de minerales en la sangre vuelve a la normalidad. El agua es un componente indispensable en todos los tejidos corporales porque el cuerpo humano está compuesto por un 70% de agua, este porcentaje puede llegar alcanzar entre un 85 y 95% en un bebé. Por tanto, mantenerlos siempre a niveles de hidratación equilibrados y saludables es vital.

¿Cuánta agua debe tomar un niño?

La cantidad de agua diaria que debe beber un niño es de entre 50-60 ml por cada kilo de peso, es decir, medio litro de agua para un bebé de 10 kilos, por ejemplo.

Por la rapidez con la que pierden agua los niños, la ración es proporcionalmente más elevada que la recomendada para adultos, a quienes se les aconseja beber 35 ml por kilo de peso, entre 8 y 10 vasos diarios.

Para mantener una adecuada hidratación, los expertos recomiendan dar agua, jugos o lácteos cada dos horas a los niños de entre 0 y 3 años.

 

Revisión:
Lucía Vásquez N. Piscóloga Educacional, Psicopedagoga, Licenciada en Desarrollo Cognitivo)© Arca Comunicaciones

Si usted tiene una inquietud médico- científica sobre un producto de Bayer, por favor diríjase a: informacionmedicachile@bayer.com o ingrese aquí. Si desea informar una reacción adversa relacionada a un producto de Bayer, puede reportarla a: farmacovigilanciachile@bayer.com. Información mínima a notificar: Nombre del médico reportante y contacto (Email, fono), paciente identificable (iniciales, sexo, edad), medicamento de Bayer (fecha de inicio y término), descripción del evento (lo más detallado posible).