La autoestima es una fortaleza para la vida

Los niños que se sienten bien con ellos mismos, vale decir, que han desarrollado sanamente su autoestima, son capaces de manejar mejor los conflictos y de resistir a las presiones negativas. Tienden a sonreír con mayor facilidad y a disfrutar más de la vida. Estos niños son realistas y, por lo general, optimistas.

Por el contrario, para los niños con baja autoestima, los desafíos pueden ser fuentes importantes de ansiedad y frustración.

Las personas que tienen una baja opinión de ellas mismas tienen dificultades para encontrar soluciones a los problemas. Si tienen pensamientos autocríticos como "no soy suficientemente bueno" o "no puedo hacer nada bien", pueden volverse pasivos, retraídos y deprimidos.

Cuando tienen que hacer frente a un nuevo reto, su respuesta inmediata es "no puedo".

Aquí es donde padre y madre puede desempeñar un papel insustituible para favorecer que su hijo tenga una autoestima sana.

¿Qué es la autoestima?

La autoestima es una serie de creencias, sentimientos o imágenes sobre nosotros mismos; las percepciones que tenemos de nosotros.

La manera cómo nos definimos influye en nuestras motivaciones, actitudes y comportamientos, y afecta en nuestra respuesta emocional.

Refuerzos Positivos

Los patrones de autoestima empiezan muy pronto en la vida. Por ejemplo, un niño pequeño que aprende a hacer algo nuevo experimenta un sentimiento de logro que refuerza la autoestima. Aprender a darse la vuelta después de un montón de intentos fallidos enseña a un bebé una actitud de "puedo hacerlo".

Perseverancia

El concepto de éxito como consecuencia de la perseverancia empieza pronto. Cuando los niños intentan algo, fracasan, prueban de nuevo, fracasan otra vez y finalmente lo consiguen, se forman ideas sobre sus propias capacidades.

Interacciones

Al mismo tiempo, están creando un concepto de ellos mismos basado en las interacciones con otras personas. Por eso, la vinculación parental es fundamental para ayudar a los niños a formarse percepciones sanas y verdaderas de ellos mismos.

Equilibrio afectivo

La autoestima también puede definirse como sentimientos de capacidad combinados con el sentimiento de ser amado. Un niño que es feliz cuando logra algo, pero no se siente querido puede llegar a experimentar baja autoestima. De la misma manera, un niño que se siente amado pero que duda de sus capacidades puede también acabar sintiendo baja autoestima. Para desarrollar una autoestima sana, se necesita alcanzar un equilibrio correcto.

 

Fuente:
Kid’s Heakth from Nemours
http://kidshealth.org/es/parents/self-esteem-esp.html?view=ptr

Si usted tiene una inquietud médico- científica sobre un producto de Bayer, por favor diríjase a: informacionmedicachile@bayer.com o ingrese aquí. Si desea informar una reacción adversa relacionada a un producto de Bayer, puede reportarla a: farmacovigilanciachile@bayer.com. Información mínima a notificar: Nombre del médico reportante y contacto (Email, fono), paciente identificable (iniciales, sexo, edad), medicamento de Bayer (fecha de inicio y término), descripción del evento (lo más detallado posible).